autoconsumo-para-empresas

Autoconsumo para empresas

Autoconsumo para empresas

Los paneles solares y la tecnología que soporta la producción de energía fotovoltaica, pasaron de la adolescencia y entraron a la edad de la adultez y consolidación social. Producir energía como autoconsumo para las empresasya no es algo utópico. En materia de consumo y ahorro energético, las empresas españolas y europeas han optado por subirse al tren del autoconsumo energetico. Hoy las industrias pueden producir desde una fracción hasta la energía total necesaria para funcionar; inclusive, vender el excedente.

La nueva dinámica económica y ambiental de siglo XXI ha trasformado importantes ámbitos en la vida de la sociedad contemporánea. Los riesgos ecológicos causados por la contaminación ambiental, enfrentan la contención de las leyes y conciencia ciudadana. La protección legal del ambiente, en lo relativo al consumo irracional de los recursos naturales renovables y no renovables, se apoya en el potente dique de contención construido con la conciencia ciudadana, forjada por los jóvenes españoles alrededor del ahorro energético, cuidado ambiental y la protección ecológica.


La tecnología fotovoltaica para el autoconsumo energetico

La Unión Europea a través del Plan de renovación de Energía 2020, se ha propuesto reemplazar 20% de toda la energía consumida en los países europeos con energías renovables; pero España en particular, país que cuenta con las mejores condiciones geográficas y climáticas para la producción de energía solar, con el Impuesto al Sol del RD 900/2015 le ha puesto un freno al autoconsumo para las empresas, decreto real rechazado por empresarios y ciudadanos españoles.

A pesar de los obstáculos, el avance del ahorro energético como una política económica a mediano y largo plazo de inversiones en tecnología fotovoltaica, destinada a producir energía propia por las mismas empresas, hoy es una tendencia indetenible. Lo garantiza la optimización de la producción tecnológica con la eficiencia y eficacia alcanzada por los paneles solares, sumado a la disminución constante del costo de los materiales involucrados en su instalación.

Aunque las empresas españolas no cuentan con un apoyo a la producción de energía solar para estimular el autoconsumo para empresas, como el existente en los demás países de la Unión Europea, las instalaciones fotovoltaicas en las viviendas y empresas del país crecen a diario. El desarrollo tecnológico, la conciencia ambiental y ecológica ciudadana, más la reducción acelerada del costo económico de las instalaciones solares, terminarán derribando la resistencia y los obstáculos ante el autoconsumo energetico.

Ver blog
';
Contacta con nosotros
¿Quieres saber más?
Déjanos tus datos y te llamamos de forma gratuita